Make your own free website on Tripod.com
LINEA EDUCATIVA
Creencias y opiniones

entra aqui

Esto es lo que pienso...

HOME

Origen prehispanico | Álbum de fotografías | Álbum fotográfico de Vicente Guerrero | Creencias y opiniones | Leyendas de Vicente Guerrero,Durango | Mis textos y Contrapunto | Vínculos relacionados | Contácteme | Espacio reservado para ti maestro...participa | Guia de lecto-escritura para primer grado

COMO ADQUIEREN LOS NIÑOS LA LECTO-ESCRITURA

*Cómo adquieren los niños la escritura? *¿Cómo se puede distinguir el grado de dificultad que tenga el niño para escribir? |* ¿Cómo ayudar a los niños que están aprendiendo a escribir?Para el docente más que una simple representación del lenguaje oral, la escritura debe significar un medio de conservación de las experiencias humanas y como un importante vehículo de difusión cultural. En los sistemas alfabéticos existe generalmente una letra para cada sonido, y las características del lenguaje gráfico derivan de las necesidades sociales, y en su ejecución intervienen factores psicológicos. La escritura práctica y legible es una característica de los tiempos modernos que así lo exigen en función de su ritmo acelerado. Atrás quedaron la escritura en piedra y papiros, y los jeroglíficos. Por lo tanto, escribir tiene dos connotaciones: Como expresión del pensamiento es el sistema que expresa las ideas por medio de la representación gráfica de los sonidos, combinados de tal manera que formen palabras. Desde el punto de vista técnico es dibujar símbolos que se deben reproducir de acuerdo a modelos convencionales establecidos respondiendo a determinadas características de orden, tamaño, forma y proporción.En los niños ¿cómo se adquiere la escritura?· A veces en los niños de 3 años aparece "la escritura-copia sin significación"; es decir, simplemente, copia. · A los 4, ya puede ser capaz de escribir su nombre y preguntar si va con la D de Daniel o la S de Susana. A los 5 ya va vinculando lo que desea escribir con algún grafismo conocido (marcas, publicidades, refrescos, etc. ), y aunque su campo de escritura es limitado va preparando su mente para salir de una escritura sincrética y confusa a una escritura más significativa. Es importante destacar el paralelismo existente entre la evolución de la escritura y el lenguaje. Cuanto mejor habla el niño y cuanto más vocabulario tenga adquirido, mayor es la posibilidad de escritura. Para que el hecho lingüístico se apodere del niño, deben intervenir factores individuales y sociales. ¿Cuáles son estos factores individuales y sociales? y ¿En qué consisten? Los Factores individuales son la maduración del aparato fonador, estructuración, organización y la necesidad de expresión y comunicación nacida de la estimulación ambiental Entre los factores sociales tenemos la influencia familiar, status socio-económico y los medios masivos de comunicación. Indudablemente, un niño estimulado desde el hogar, con una mamá docente o profesional, una abuela que dirige sus habilidades: "dibújame un bebe, colócale su nombre", "escribe "sol" con la "s" de Susana", con innumerables frases de la televisión, ofreciendo productos que le resultan familiares al oído y a la imagen, estará en mejores condiciones de aprender.El docente debe comenzar por registrar en un cuadernito los progresos que va haciendo cada niño. Se sorprenderá cuando con el correr de los meses lea su registro y el cuaderno de su alumno. ¿Cómo adquieren los niños la escritura?Estudios realizados han demostrado que los niños experimentan con diferentes formas de escritura antes de aprender a escribir en la escuela: hacen garabatos, dibujos, figuras similares a las letras, escriben letras aisladas, unen letras al azar o usan una ortografía inventada o temporal. Finalmente, aprenden a escribir y a usar las reglas ortográficas como lo hacen los adultos.Cuando los niños utilizan una ortografía inventada, escuchan los sonidos de una palabra y escriben las letras que, según ellos, corresponden a esos sonidos. Al principio, los niños suelen escuchar sólo el primer sonido de una palabra, o el primero y el último. A medida que tienen más conocimientos sobre los sonidos de las letras y la identificación de los sonidos, van añadiendo más letras a su ortografía inventada. Con el tiempo, ésta se asemeja cada vez más a la ortografía de los adultos.Los niños pequeños tienen cosas importantes que decir, y el uso de una ortografía inventada les permite dar a conocer sus ideas mientras desarrollan sus destrezas de escritura. Si tuvieran que esperar hasta aprender todas las reglas de ortografía, puntuación y gramática, muchos de estos valiosos pensamientos se perderían.¿Cómo se puede distinguir el grado de dificultad que tenga el niño para escribir?Hasta la década del '70, las dificultades en la adquisición de la lectura y la escritura eran atribuidas a problemas de percepción visual o de discriminación auditiva. En ese contexto, Liberman y colaboradores (1974) comenzaron a estudiar la relación entre el habla y la escritura. Concluyeron que la base de las dificultades es cognitiva y lingüística y reside en la posibilidad de analizar explícitamente la estructura fonológica de las emisiones orales. Este análisis resulta necesario dado que los sistemas de escritura alfabética representan la forma fonológica de las palabras. La toma de conciencia de esta relación constituye uno de los principales obstáculos en el proceso de alfabetización inicial, dado que los fonemas no tienen correspondencia con segmentos discretos de sonidos en la señal acústica que es el habla. En el lenguaje oral se da una relación de superposición o coarticulación entre fonemas, que hace particularmente difícil deslindarlos entre sí. En consecuencia, para descubrir el principio alfabético es necesario tomar conciencia de los segmentos fonéticos (Signorini y Manrique, 1996; Defior, 1994; Carlino, 1996). A partir de los trabajos pioneros de Liberman y colaboradores, se han llevado a cabo numerosas investigaciones acerca de la relación entre las habilidades de procesamiento fonológico y la adquisición de la lectura y la escritura en una ortografía alfabética. La existencia de una correlación entre ambas fue tempranamente puesta en evidencia. Sin embargo, las investigaciones sobre las dificultades de adquisición de la lectura y la escritura continuaron operando con una definición de dislexia basada en la discrepancia entre mediciones de conductas superficiales y no en el estudio de los procesos subyacentes (Frith, 1997). Así, se entendía a la dislexia como una dificultad inesperada de aprendizaje de la lectura y la escritura y se la diagnosticaba a partir del contraste entre el cociente intelectual -tal como es medido por las principales pruebas estandarizadas- y el desempeño en pruebas de lectura y escritura. Una evidencia adicional a favor de la hipótesis de un déficit específico en los procesos fonológicos reside en la persistencia que el trastorno tiene en el tiempo. Por un lado, se ha encontrado que aún en el marco de una intervención pedagógica que promueva el desarrollo de habilidades fonológicas, los niños diagnosticados como disléxicos presentan un desempeño inferior al de los lectores y escritores normales. Esto se ha verificado tanto en diseños experimentales con intervenciones breves (Rueda, Sánchez y González, 1990) como en la comparación de niños con y sin dificultades específicas al cabo de un año de enseñanza sistemática (Wimmmer, 1996). Por otra parte, existe evidencia de que los sujetos disléxicos experimentan dificultades a lo largo de toda la vida, aunque la manifestación de dichas dificultades se modifique en el tiempo. En estudios realizados con adultos disléxicos que habían logrado compensar su dificultad y obtener un buen desempeño en lectura y escritura, es decir, adultos que no presentaban síntomas a nivel de la conducta superficial, se encontró que las dificultades persistían cuando se evaluaron los procesos fonológicos con tareas más exigentes. Asimismo, investigaciones realizadas con niños pequeños, hijos de padres disléxicos, detectaron sutiles dificultades de lenguaje ya a los 2 años, manifestadas en un desarrollo más lento del vocabulario y la sintaxis (Frith, 1997; Snowling y Nation, 1997).La evidencia respecto de la especificidad y la persistencia del déficit ha llevado a una ampliación de la perspectiva de análisis de las dificultades de aprendizaje, con el objeto de atender a la relación entre los niveles biológico, cognitivo y comportamental para una mejor comprensión de la dislexia. Frith (1997) elaboró un modelo que incorpora estos tres niveles así como la interacción entre cada uno de ellos y el entorno del niño. Esta investigadora propone que la conducta observable puede explicarse por las dificultades cognitivas que a su vez se explican a partir de las alteraciones cerebrales. Esta cadena causal debe enmarcarse en el contexto de las influencias ambientales y culturales, influencias que pueden constituirse en factores de riesgo o protección. Más específicamente, la lógica del planteo reside en considerar que los condicionamientos biológicos, en interacción con factores ambientales tales como la nutrición y la presencia de toxinas, pueden producir efectos adversos sobre el desarrollo cerebral, generando trastornos evolutivos. Esta predisposición cerebral a la dislexia puede dar lugar a un funcionamiento cognitivo que comprometa el aprendizaje de la lectura y la escritura. El grado de dificultad para el aprendizaje que se producirá como consecuencia de este déficit será función de la interacción entre los procesos cognitivos y las herramientas culturales. En este sentido, el esfuerzo para aprender a leer y escribir dependerá de la complejidad del sistema de escritura así como de la efectividad de las situaciones de enseñanza de las que el niño participe. Un intervención adecuada, esto es, una intervención sistemática y prolongada en el tiempo, puede mitigar las manifestaciones del déficit en la conducta, aunque no suprimirlas. El patrón de comportamiento al que las dificultades biológicas y cognitivas den lugar variará con la edad, la motivación y otros factores. Esto significa que los factores relevantes no se encuentran exclusivamente en el niño sino también fuera de él. En este sentido, un número creciente de estudios sobre dificultades ha comenzado a otorgar una relevancia cada vez mayor a las estrategias de enseñanza y a su interacción con las características fonológicas y ortográficas de la lengua en la que se aprende a leer y escribir. La interacción entre la intervención pedagógica y las características fonológicas y ortográficas de la lengua en la que se enseña a leer y escribir fue puesta en evidencia en investigaciones que encontraron que en las lenguas de ortografía transparente, como el español, el serbo-croata o el alemán, cuando se recurre a una metodología de enseñanza adecuada, el patrón de aprendizaje aún en niños con dificultades específicas no muestra las desviaciones cualitativas encontradas en lenguas con una ortografía opaca (Wimmer, 1996). Las dificultades no se manifiestan en un patrón diferente sino en un retraso persistente a pesar de la intervención pedagógica. De todo lo anterior se desprende que para poder distinguir si las dificultades de los niños responden a un déficit específico o a un retraso atribuible a la falta de oportunidades, es necesario estudiar el proceso de aprendizaje en el marco de una intervención pedagógica que garantice a los niños la posibilidad de aprender.Una intervención adecuada y que atienda al desarrollo de las habilidades fonológicas puede incidir significativamente en el proceso de aprendizaje de los niños. Los resultados serán, sin embargo, diferentes según se trate de niños con un mero retraso en el aprendizaje o niños con un déficit específico. En el primer caso, una intervención pedagógica sistemática que garantice a los niños un contexto adecuado para el aprendizaje deberá producir importantes avances en el conocimiento. Por el contrario, de tratarse de un déficit específico, el mismo persistirá a pesar de la intervención pedagógica propuesta. ¿Cómo ayudar a los niños que están aprendiendo a escribir?· Enseñe con el ejemplo. Muéstrele lo que usted está escribiendo cuando lo haga, anote números de teléfono o redacte mensajes, cartas y tarjetas. · Busque oportunidades para que el niño escriba. · Elogie la escritura del niño. La escritura del niño no va a ser perfecta, pero eso es lógico porque está comenzando a escribir. Durante el transcurso del año va a observar un gran avance en la escritura; de palabras sueltas pasará a frases y a oraciones completas, como cuando estaba aprendiendo a hablar. · Apoye al niño. Centre sus comentarios en las ideas, no en la ortografía o gramática. es mejor dejarlos pasar y conversar sobre las ideas expresadas en estos primeros intentos de escritura.


:

Pruebas estandarizadas

Pienso que las pruebas estandarizadas son injustas porque no examinan lo que sabes y te engañan. Las calificaciones que obtengas en las clases regulares son más importantes que tu desempeño en alguna prueba tonta que hagas un día en el que probablemente no te sientes bien.

Opiniones acerca de temas de actualidad

Este espacio es para todos los profesores que desen hacer algun comentario sobre sus experiencias como maestros.
Animate y manda tus comentarios
Este es un ejemplo del formato que tal vez utilice:

4/8/00

Pienso que deberían permitir que el niño se vaya con su padre. Entiendo que sus parientes piensan que es mejor para él quedarse en este país, pero yo creo que le iría mejor estando de vuelta en casa.


¿Estás de acuerdo o en desacuerdo con mis creencias y opiniones? Me gustaría muchísimo escucharlo. Visite mi página "Contácteme" para enviarme correo electrónico.