Make your own free website on Tripod.com
Origen prehispanico

Home

Origen prehispanico
Álbum de fotografías
Álbum fotográfico de Vicente Guerrero
Creencias y opiniones
Leyendas de Vicente Guerrero,Durango
Mis textos y Contrapunto
Vínculos relacionados
Contácteme
Espacio reservado para ti maestro...participa
Guia de lecto-escritura para primer grado
LINEA EDUCATIVA

Un pick-up; Tamaño real= 240 píxels de ancho

ÉPOCA PREHISPÁNICA

LOS CHALCHIHUITAS

Los primeros colonizadores llevaban una vida extremadamente móvil: pero a pesar del nomadismo, tanto los cazadores como los recolectores demostraron con el tiempo su fácil adaptación al medio ambiente al que llegaban, por lo cual se hizo posible el poblamiento de toda América; en México y Durango también les pasó lo mismo a los primeros pobladores, que provenientes de Norteamérica se ubicaron en las sierras, los valles, en el desierto o regiones esteparias del noroeste de nuestro Estado; y como en ese tiempo no existían fronteras, tanto una tribu como otra escogían los territorios que más les redituaran para poder vivir y comenzar a construir sus propios asentamientos, que de acuerdo a sus conocimientos iban desde los más simples hasta los que nos dejan sorprendidos por sus grandes adelantos científicos.

Durante la década de los sesenta, el programa dirigido por el Dr. J. Charles Kelley, patrocinado por la Universidad de Illinois, fue dirigido al noreste del estado de Zacatecas. "El trabajo se concentró en las áreas del río Súchil y Colorado en Zacatecas y parte de la vertiente del Graceros en el sureste de Durango"(1)

La secuencia cultural en Zacatecas se determinó en asentamientos vecinos a los ríos Súchil y Graceros en el sureste de Durango. "Los desplazamientos zacatecanos dieron pie a la estructura de la rama Suchilteca, de la cultura Chalchihuita, dividida en las siguientes fases: para el río Súchil se establecieron las fases de Canutillo y Vesubio. Para el río Colorado (afluente del Súchil) se determinaron las fases Canutillo, Alta Vista, Calichal y Retoño". (2)

De acuerdo con el Dr. Jesús F. Lazalde, el año en que se localizó a la Cultura Chalchihuita en los ,ríos Súchil y Graceros, fue alrededor de 350 de nuestra era. Esta primera etapa formó la rama Suchilteca, que alcanzó su máximo esplendor entre los años 450 a 650 d.C. La colonización de la parte central del Estado de Durango por los chalchihuitas en los años 600 a 750 de nuestra era, marca el principio del segundo periodo de expansión al cual se le denomina Rama Guadiana; esto también en base a lo que nos dice el Dr. Lazalde en su libro titulado "Durango Indígena", en el cual asienta también que este periodo se caracteriza por una remodelación del centro cer­emonial Alta Vista y la aparición de otros núcleos de habitación y ceremoniales, distribuidos a lo largo de la cuenca del Valle de Súchil; éstos son: Moctehuma (montedehuma), Gualterio y Cruz de la Boca"

Para poder tener un conocimiento periodificando el proceso evolutivo en Mesoamérica y Aridoamérica de diferentes grupos étnicos, en 1950 Gordon F. Eklolm presentó una tabla cronológica que dividía el tiempo mesoamericano en tres horizontes: °Preclásico", de 1500 a.C. a 300 d.C.; "Clásico", de 300 a 900 d.C., y "Post­clásico", de 900 a 1520 d.C.

En base a lo anterior, tomando esta cronología, la Rama Suchilteca corresponde al periodo medio y clásico tardío.(3) En la frontera norte

mesoamericana, los elementos mayor conocidos son los horizontes del Clásico y con mayor fuerza los del Post-clásico.

Todo lo expuesto sobre la cultura Chalchihuita, en lo personal se ha podido comprobar por la gran cantidad de restos arqueológicos existentes en las márgenes de los ríos Súchil y Graceros; se han recolectado a "flor de tierra" tepalcates y piezas completas de cerámica, puntas de flecha, agujas de hueso, collares, metates de piedra, etc., y comparándolos con cerámica ya reconocida hecha por esta cultura, coinciden en gran parte en las características generales de la cerámica chalchihuita ;muestra de ello lo tenemos en las fotografías que aquí se presentan.



1.- Lazalde, Jesús F., Durango indígena, p20 2.- l.azalde, Jesús F., Op cit p21

3.- Lazalde Jesús F. Op cit p 53.



Los lugares conocidos donde existen ruinas arqueológicas en el municipio y que creemos que son de la cultura chalchihuita son: Río Súchil; San José del Molino en la loma de "El muerto" cerca de la ex-hacienda La Luz; parte oriente del "Baño de la Luz", parte sureste de la ciudad Vicente Guerrero. Por el río Graceros: arroyo de la "Vaca", al sur de San Pedro Alcántara, frente al poblado de la Soledad, Súchil Dgo., en la llamada "loma de San Pedro" y otros lugares que los propios habitantes del municipio nos mencionan y que por nuestra parte ya hemos reportado al INAH y se está en espera de que autoricen su exploración y estudio de estas ruinas arqueológicas para su preservación y control, ya que los habitantes vecinos de las mismas, a través del tiempo, las han estado destruyendo, además de poseer cerámica y demás objetos prehispánicos que nos permiten afirmar lo que nos dice la bibliografía: la existencia de asentamientos de la Cultura Chalchihuita en el municipio de Vicente Guerrero, en los cauces delos ríos Graceros y Súchil.

Con base en lo expuesto, los habitantes de éste municipio nos estamos organizando para la creación de un museo comunitario con autorización de las instituciones corres­pondientes, como lo son la SEP y el INAH de nuestro estado.

Considerando de importancia dar a conocer otra visión prehispánica de la historia en el Estado de Durango, consignamos lo que nos presenta el Dr. Carlos Esguerra, que llama a esta lugar el verdadero Valle de Anáhuac, argumentándolo en

sus investigaciones realizadas en el territorio. Reproducimos textualmente una mínima parte de sus conceptos y así dejar la posibilidad de que personas dedicadas más a fondo sobre el estudio de la historia, obtengan sus propias conclusiones, además de que les nazca la inquietud de indagar más sobre estas aseveraciones.

"La falta de comunicación entre los dos territorios prehispánicos de México: el Norte y Mesoamérica, hizo que se perdiera toda información etnohistórica del actual Estado de Durango. Hasta hace muy poco tiempo nada se sabía sobre la Entidad; toda la historia prehispánica era atribuida al Valle de México. Sin embargo, los hechos poco a poco se han ido identificando; sabemos por ejemplo que el náhuatl no es una lengua mesoamericana, sino norteamericana, y el lugar más septentrional y lejano en el que existen huellas de que se haya hablado es la región de El Zape; por lo tanto, por deducción lógica la toponimia de Anáhuac tiene su ubicación en Durango."

°A partir de esta ubicación del Anáhuac en Durango, encontramos dos territorios culturales totalmente diferentes".

a),"El Chimalco (Súchil, Vicente Guerrero, Poanas, Nombre de Dios y El Mezquita¡) era el territorio de asentamientos de la Chalocayotl (cultura Chalca), cultura agrícola que construyó la ciudad prehispánica de Chalchihuites; es decir, era una civilización indígena con arquitectura, cerámica y una organización política desarrollada ...

Las ruinas arqueológicas de Chalchihuites permanecieron ocultas hasta fines de siglo XIX, en que algunas noticias llegaron a la ciudad de México, y no es sino hasta los últimos años que el profesor J. Charles Kelly, de la Universidad de ¡¡linos, comenzó a efectuar trabajos de explotación, con resultados que dan veracidad a las siete relaciones originales de Chimalpahín

b) °El Culhuacán de la Comarca Lagunera era el otro territorio indígena jo dividía el Anáhuac durangueño, con rasgos culturales completamen­te opuestas al Chimalco: no era una civilización sino una cultura del desierto; nómada, o sea cazadora, recolectora, con habitantes en cuevas y construcción de material perecedero. No tenían cerámica ni agricultura, su fuente principal de alimentación era la pesca, obtenida mediante

nasas colocadas a lo largo de río del mismo nombre

El grupo nacional más representativo de esta cultura fue el azteca que vivió en la Comarca Lagunera aproximadamente 350 años, después de 180 años de peregrinar por otros sitios del Anáhuac durangueño, como la presa de El Palmito, Peñón Blanco, Atotonilco, Chalchihuites, etc.

LOS AZTECAS

En el siglo XIII la gran nación de los aztecas

un tiempo fue El Zape, del hoy municipio de Guanaceví, en donde levantaron una ciudad. Los vestigios de su estancia en ese lugar ocupan toda la parte descubierta del terreno.

Cuando se emprendió la marcha de los aztecas al sur, era en número superior a un millón de per­sonas formadas por seis grupos o familias: Xochimilcas, Tepanecas, Chalcas, Tepanecas, Acolhuas, Tlahuicas y Tlaxcaltecas.

En su expedición atravesaron los valles de Guadiana, La Breña, encontrándose cerca de un crácter apagado un calendario azteca grabado en un patiecillo formado por lava; su peregrinar los llevó por el valle de Poanas, para internarse en el territorio del estado de Zacatecas (2) .

pertenecientes a la familia de los náhua, salieron de un lugar llamado Aztlán o Aztatlán, que se encontraba en el norte de Aridoamérica, cuya localización de acuerdo al etnólogo Carlos Esguerra, de la Escuela de Altos Estudios de Francia, ese lugar se encuentra en la Comarca Lagunera de Durango, en lo que es la Laguna de Copala, cuya ciudad fue fundada por su líder Tenoch, que guió a los aztecas en su peregrinar hacia el sur debido a una gran sequía que hubo en toda la región. Aztlán fue el lugar de donde surgieron las principales culturas náhuas.

Tenoch también rindió culto a Huitzilopochtli, el viejo rey que durante mucho tiempo rigiera el destino de los aztecas, y para entonces convertido en Dios, al cual lo transportaban en su peregrinar. Uno de los lugares en que se establecieron por

Se cree que pequeños núcleos decidieron quedarse en la comarca dando origen a algunas tribus, entre las que se encuentran los Ximes o Xiximes, los Hinas, los Michis, y los Zacatecos.

LOS ZACATECOS

Antes de la conquista del norte del país, la nación que más importancia tuvo en gran parte del estado fue la de los zacatecos, que ocupó los hoy municipios de Vicente Guerrero, Súchil, Poanas, Nombre de Dios y parte de Guadalupe Victoria, Pánuco, Peñón Blanco y San Juan del Río; aclarando que esta tribu ocupó la mayor parte del

1.-Guerra, Carlos, El Anáhuac Durangueño, Apuntes sin editar.

2.-Gúmiz Olivas, Everardo, Historia del Estado de Durango, p18.

Tomado del libro "Durango Indigena% del Dr. Lazalde.



Tuitán era el lugar más importante y al llegar los españoles, a los habitantes de este lugar los llamaron tuítecos y a los que vivían en Malpaís y Nombre de Dios, malpaíses. Los zacatecos fueron agricultores y cazadores, de temperamento un tanto apacible, pero celosos de su territorio, el cual defendían en forma valiente contra la tribu tepehuana, con la que tenían constantes enfrentamientos. Los objetos encontrados en donde existían restos de cimientos de casas de pequeños poblados de zacatecos, demuestran que construían casas de tierra, cuadrangulares y que usa-ban armas: arco y flecha, lanzas, hachas de piedra, etc.; instrumentos que utilizaban con gran destreza. Tuitán era el lugar donde vivía el cacique, según una antigua tradición, y en las Carreteras

Sus vecinos del norte fueron los irritilas, al sur los michis y al oeste los tepehuanos. Los zacatecos eran grupos seminómadas, pues no tenían un lugar específico para establecerse, por lo que siempre estaban en constante cambio de un lugar a otro dentro de su propio territorio. Utilizaban grutas cañadas y otros sitios naturales para protegerse de los animales salvajes y de las inclemencias del tiempo, también se dedicaron a la caza, pesca y recolección de productos vegetales.

Arnu".fo Ochoa Reina complementa lo anterior diciéndonos que los zacatecos se agrupaban alrededor de los manantiales y a orillas de las escasas y precarias corrientes de agua de la región, sembraban maíz, frijol, chile y calabazas, por lo cual en la época de siembra cuidaban sus cultivos levantando sus chozas de adobe de troncos de árboles o de zacate, pero el medio duro en que vivían (la región un tanto reseca cubierta de nopales, agaves, y espinos) los hizo también a ellos cambiar de su aspecto apacible a ser broncos y feroces.

Vivían siempre en guerra con sus vecinos, los tepehuanos y "Gustaban de hervir la carne de sus enemigos para proporcionarse banquetes con que daban fin a sus hazañas guerreras. Comer carne de sus contrarios les daba fuerza y valor; eran más bien feos, de cara ovalada, los ojos negros alargados, boca grande, labios gruesos y nariz chata; andaban casi desnudos, llevando calzones los hombres y las mujeres una especie de jubón de piel o de un tejido de fibras de maguey.(2) "Según la tradición, en una remota antigüedad se apareció a un sabio llamado Cuauhnemetí, un personaje misterioso predicando a los zacatecos y huachichiles una nueva moralidad, una nueva doctrina religiosa. Se apareció a los indígenas en un lugar llamado Ixtlahuacan-Nopatlatalli, que significa "llanos en medio de la tierra"; esto es, un valle, que en opinión del padre José Antonio Tello fue el valle de Súchil. Este personaje fue divinizado por los indígenas; lo llamaron Tiopitzintli (que quiere decir Dios Niño), pues siempre se les apareció en forma de niño, asegurá^doles queen el cielo había un Dios, creador del cielo, el sol, la tierra, las estrellas, la luna, los árboles, los montes y las aguas, lo visible y lo invisible, y que en el cielo había muchos plumajes, piedras preciosas y goces para los buenos, así como una soberana Virgen que nunca envejecía y de la que habían tomado carne todos los hombres.Para defensa les dio arcos, flechas y carcajes; les enseñó a cultivar el maíz, el fríjol y algunas legumbres

1.- Gántiz Olivas, Everardo, Historia del Estado de Durar l,:. . - 2. Ochoa Reyna, Anrulfo, llistoria del Estado de Durango, p 52



Este profeta era también taumaturgo, pues curaba cualquier enfermedad con sólo la aplicación de sus manos, sanando ciegos, sordos, mudos, leprosos, paralíticos, etc; aún cuando lo fueran de nacimiento Tiopitzintli mandó construir una pirámide en el valle, 'y según la tradición radicó algún tiempo en el hoy pueblo de Súchil (corrup­ción de Xóchitl) donde se encuentran unos montículos que fueron construidos exprofeso, según se advierte.

La residencia de Tiopitzintli estaba siempre " pletórica de muchedumbres, de creyentes y de enfermos; dio también rudimentarios cono­cimientos de aritmética, geometría, pintura, alfarería, tejidos, compuestos del tiempo, etc. y fundó varias poblaciones.

Los indígenas lo hicieron rey, pero una noche desapareció dejando estampados en una roca los pies y las manos. Desde entonces se le divinizó y le profesaron un verdadero culto los zacatecos, coras, huachichiles y numerosas tribus de Durango, Zacatecas, Nayarit y Jalisco." (Gámiz Olivas, Everardo).

Probablemente la residencia de Tiopitzintli fue la cima del cerrito de Motedehuma, que se halla en el extremo sur del valle de Súchil, ya en territorio de Zacatecas, en cuya cima se encuentran ruinas de una población antigua, y una roca en donde están grabados dos pies humanos. En opinión de Boturini, este personaje puede haber sido Santo Tomás.

LOS MICHIS

Amulfo Ochoa Reina, en su obra titulada "Historia del Estado de Durango", menciona a las más importantes tribus que habitaron a lo largo de todo su territorio, haciendo un relato monográfico da cada una de ellas, pero él no le dio importancia a otros grupos étnicos que también tuvieron sus

asentamientos humanos en nuestro territorio, nombrándolo de menor importancia o de ninguna significación histórica,y además de mencionar que muchos autores contemporáneos nos abruman dándonos una larga lista de tribus que habitaron este estado y afirman que tales relaciones de "tribus que no dejaron rastro de su existencia y que no tienen otra importancia que la de lista de nombres y sin valor histórico alguno". A una de las tribus que no da importancia Ochoa Reina es al grupo de indígenas pertenecientes a los michis, por tal razón nosotros no estamos de acuerdo en que esta tribu no tenga importancia y sobre todo porque forma parte de la historia de nuestro municipio y la región sureste de la entidad; en lo referente a que no existe rastro de su existencia, en el caso de los michis se han encontrado vestigios y otros indicios que prueban la importancia de este grupo étnico, que más adelante se menciona; además a la llegada de los españoles fueron los primeros en oponer fuerte resistencia a su paso hacia la conquista de las tierras del norte.

Aunque parezca contradicción a lo dicho anteriormente es legal que consignemos lo siguiente: la tradición oral que todavía cuentan sus moradores viejos, hace que pensemos que parte es producto de la leyenda y que lo contado no sea propiamente historia, dejándose a consideración de los historiadores, puesto que aquí nosotros solamente damos nuestra opinión en base a la investigación bibliográfica y tradición oral.

Los michis, habitantes de la sierra que hoy lleva este mismo nombre, al sur del estado, lograron ciertos avances en el desarrollo de su vida mate­rial.

Su organización política era muy semejante a la de los tepehuanos. Vivían en rancherías y a la cabeza del conjunto de comunidades se encontraba un cacique, el cual era electo por la población, al igual que los caciques de cada comunidad; los gobernantes eran auxiliados en sus funcione por un consejo de ancianos.

En los albores de la conquista, la sociedad michi presentó los primeros rasgos de diferencia social:

sacerdotes y militares constituían en grupo poderoso. Adoraban a sus dioses en los templos.hl

La existencia de dicho grupo se ha comprobado por haberse encontrado vestigios de un asentamiento cerca del poblado de La Michilía, Súchil. Se han encontrado puntas de flecha de pedernal, piedra, etc., además de algunas cazuelas labradas, hachas y collares. Lo anterior se ha constatado con la existencia de éstas por estar en poder de los habitantes de La Michilía, además de existir bastante tradición oral de los acontecimientos bélicos de la época de la conquista, en los más viejos moradores de los habitantes de La Michilía y pueblos circunvecinos. En el cerro de Las Jacoquillas, cercano al pueblo de La Michilía, aún se conservan, aunque muy deteriorados, vestigios de asentamientos de esta tribu. También al sur de La Michilía, a orillas del río que fluye por este lugar, al construir la carretera que va a la sierra del Mezquital, se encontraron esqueletos humanos ya casi no identificables, pero donde se encontraba la cabeza tenían collares de pedernal y algunas figurillas de animales.



Esta tribu fue de origen azteca. La palabra michi significa "pescado", por lo que se supone que era

1. Gánúz Olivas Everardo, Historia del Estado de Durango, p.36



Esta nación fue agricultora y también se dedicó a la caza, pesca, recolección de algunas frutas y plantas silvestres, además era guerrera. Su último monarca fue Tohue, que combatió a los españoles valientemente sin llegar a rendirse ante ellos, prefiriendo mejor sacrificarse junto con sus guerreros.

"Cuando en Michilía se celebraba la Fiesta del Sol (Tanahugle), llegó un indígena del pueblo de Súchil informando a Tohue que un ejército de españoles había invadido el valle. Los pueblos de la comarca tenían ya conocimiento de las atrocidades cometidas por los españoles en la conquista de las tribus del sur del país y fue for­midable la alarma que causó la noticia a que nos referimos. El monarca reunió al pueblo y comunicó el peligro que amenazaba a la nación y el acuerdo tenido por su consejo o senado fue el de combatir a los invasores".

"Envió emisarios a todos los pueblos, llamándolos urgentemente a las armas, y rápidamente organizó un ejército saliendo al encuentro de los españoles, que no se dirigían hacia La Michilía sino hacia el norte. Antes de abandonar su capi­tal dio instrucciones a la reina en el sentido de que si era derrotado y perecía en la demanda, ordenara la destrucción de sus poblaciones y la tribu se remotara a lo más escabroso de la serranía antes de ser esclavos de los extranjeros". (i)

1. Gándz Olivas, Everardo, historia del Estado de Durango. p.37

Tohue atacó la expedición de don Francisco de Ibarra en donde es hoy San Pedro Alcántara. Se efectuaron varios combates con la victoria indecisa, y notando De Ibarra la inferioridad de sus atacantes, ordenó se les cortara la retirada hacia sus lugares de origen. Siguieron trabándose algunas escaramuzas siendo rechazados los michis. De Ibarra intentó varias veces dejar la aventura, pero era de nuevo atacado, resolviendo combatirlos hasta exterminarlos. Los michis siguieron combatiendo siempre en retirada hasta llegar a una montaña en donde los indios empezaron a ascender. De Ibarra intentó retirarse, pero era seguido por los michis con pasmosa tenacidad y se veía obligado a combatir haciéndolos replegarse hasta la cima de la montaña. El ejército michi había sido completamente diezmado y Tohue, viéndose perdido, arengó a los soldados que le quedaban, quebró su arco y se arrojó a un precipicio haciéndose pedazos. Todos sus soldados siguieron su ejemplo.

De Ibarra, al notar el silencio que siguió a aquel heroico suceso y aunque temerosos de alguna celada, ascendió a la cumbre del cerro donde solo encontró arcos, macanas, y escudos hechos pedazos y asomándose al precipicio, vio que los michis yacían como una masa informe en el fondo de aquel abismo.

Cuentan que De Ibarra, al presenciar aquel cuadro, derramó copioso llanto y exclamó conmovido: "Sacrificio sublime por la libertad..."



Desde entonces aquella montaña se conoce con el nombre del Cerro del Sacrificio.(1)

La tradición asegura que al saberse en Michilía el desastre del ejercito y la muerte del monarca y sus soldados, la reina ordenó a los pueblos la destrucción de sus caseríos y la tribu abandonó la comarca para irse a refugiar en las escabrosidades del sur del Mezquital, donde se

escondió con los demás indígenas que allá se refugiaban huyendo de la dominación.

LA CONQUISTA
La primera expedición a las tierras del norte fue la organizada por Nuño Beltrán de Guzmán, la cual era muy numerosa compuesta por españoles más se opuso, proponiendo desde ese entonces que lo más viable sería la creación de dos municipios, pero su propuesta no fue aceptada aunque dicha solución podría haber resuelto los problemas de ambos pueblos por la posesión de la cabecea municipal.

El 1° de febrero de 1923 Muleros cambia su nombre por el de Villa Vicente Guerrero, año en que pasó a ser la cabecera municipal de Súchil y fue Atanacio Galindo quien trasladó los archivos de la presidencia a esta localidad y se los entregó a Francisco Granados, presidente electo. En esa ocasión esta localidad jubilosa recibió a la comitiva que trasladaba dichos archivos provenientes del pueblo de Súchil.



1.- Gúndz Olivas, Everardo, Historia del Estado de Durango, p.34

UBICACIÓN

El municipio de Vicente Guerrero Digo., se localiza en la región de los Valles del Suroeste del estado, entre el paralelo 23°43'00" latitud Norte y meridiano 103°59'43" longitud Oeste. Las coordenadas geográficas extremas son: al Norte 23°52', al Sur 23°36' de latitud Norte; al Este 103°49' y al Oeste 104°08' longitud Oeste (1) .

LÍMITES

Nombre Latitud Nte. Longitud Oeste Altitud

(a) Grad. Min. Grand. Min. msnm

(b) (b) (b)

Vicente Guerrero' 23 44 103 59 1920

San Francisco Javier 23 44 104 02 1 910

Graceros 23 44 104 03 1 910

San isidro de Murillos 23 40 104 03 1960

San José de las Corrientes 23 46 103 51 2 130

San Pedro Alcántara 23 44 104 02 1 950

Cabecera municipal

Censo general de Población y vivienda, 1990.

(b) Carta topográfica 1. 50.000

Localidades principales
que separa al ejido de la Michilía de San Isidro, para continuar casi en línea recta por los terrenos que separan a Bolsa de Fierro y posteriormente encontrarse con los límites del municipio de Nombre de Dios, Dgo(2). Los límites con Nombre de Dios los marca el río Graceros, comenzando en los terrenos de Revolución Social y Bolsa de Fierro, pasando cerca de los poblados de San Francisco Javier y Graceros hasta un poco más adelante del puente de la Carretera Panamericana en dicho río; siguiendo al noroeste los separa los acordamientos de los terrenos El ancón y el rancho el Mesteño. Con el municipio de Poanas sus límites son al oriente por la sierra del Cerro del Sacrificio, posteriormente por el rancho La Parada y los terrenos de San José de las Corrientes, el cual ya limita al oliente con el estado de Zacatecas, donde se observa majestuosa­mente la Sierra de los órganos.

SUPERFICIE

Su territorio cuenta con una superficie de 432.30 km2 equivalente al 0.3% de la superficie del estado; ocupa por su extensión el último lugar entre los 39 municipios de la entidad, es decir, es el más pequeño en lo que se refiere a superficie.

El municipio colinda al Norte con los municipios de Poanas y Nombre de Dios; al Este con el estado de Zacatecas y el municipio de Súchil; al Sur con el municipio de Súchil y al Oeste con el municipio de ~darnbre de Dios. Minuciosamente los límites de' n lr~ic tr(c ~_ ~ pos siguientes: con el municipio de partiendo del punto denominado Palma Siérnca, en el límite de los estados de Durango y Zacatecas; hacia el poniente en línea recta siguiendo el límite que separa el ejido El Calabaza¡ de la Hacienda Pompeya, el fraccionamiento del mismo nombre y los terrenos de agostadero de la cooperativa de Vicente Guerrero hasta encontrar el río Súchil. De este punto aguas arriba hasta encontrar el límite que separa el ejido de San José del Molino, para después seguir al noroeste hasta encontrar los límites de los terrenos que corresponden al poblado y ejido de San Pedro Alcántara, colindando con el municipio de Súchil, concretamente con el poblado de la Michilía, Súchil. Después, siguiendo al suroeste por el límite

OROGRAFIA

El terreno en Vicente Guerrero, es relativamente plano, con pequeños lomeríos de poca y variada elevación; la orografía de este municipio es case idéntica en su mayor extensión, a la de !c municipios de Nombre de Dios y de Poar;a~z la diferencia de que éstos son atravesados noroeste a suroeste por una faja de Ma!pais llamada "La breña", formada por una mesa de lava volcánica con una vegetación de árboles y arbustos. Las geoformas que presenta el municipio son las planas y las accidentadas las primeras tienen una pendiente menor al 8°in y ocupan el 95% de la superficie y están representadas por las planicies aluviales y lávicas, con una altitud promedio de 1950 M.S.N.M Las segundas ocupan una pequeña porción con una pendiente mayor al 25%.

l.- INEG1 Vicente Guerrero, Estado de Durango-cuadento estadistico municipal, 10

2.- Periódico Oficial tic¡ Gobierno Constitucional del Estado de Durango, 13 tic no% ientbre de 1952.



GEOLOGIA

Si nos remontamos a las grandes eras geológicas, se puede decir que en la mesozoica en los períodos del triásíco y jurásico inferior, todo el estado estuvo emergido para ser de nuevo cubierto en más de la mitad de su superficie (norte y oriente) por las aguas del mar que cubrió a toda la República Mexicana, durante el jurásico supe­rior y cretáceo inferior, según los mapas de Kelium, citado por Socorro González Elizondo en su libro titulado "La vegetación de Durango"(1) .

Al concluir el cretáceo superior fue cuando emergió definitivamente el territorio que hoy ocupa el estado.

En la era cenozoica y particularmente en el pleistoceno, segundo período importante en actividad volcánica en Durango, se originó una inmensa capa de rocas basálticas en esta región, las cuales son conocidas como "La breña" y "Malpaís", que cubren partes de los municipios de Canatlán, Durango, Nombre de Dios y Poanas. "La parte de La breña correspondiente a Nombre de Dios y Poanas es la más reciente, mientras que las rocas del Malpaís están ya redondeadas y pulidas por la intemperización. En La breña perduran aún algunos conos volcánicos ya extinguidos, tales como los de Maika, el Fraile y el Sincoque(2) vecino de este territorio. El municipio de Vicente Guerrero también presenta algunas de estas características.

SUELO

En lo que respecta a la edafología del municipio, se considera que la zona en su mayor parte cuenta con unidades de suelo castañozem lávica de textura medía en terrenos planos y ligeramente inclinados, en algunas partes del municipio el terreno es arenoso poco apropiado para la agricul­tura; en el primer caso el horizonte petrocálcico es profundo, entre 50 y 10 cm. de anchura, apto para la agricultura. El terreno por lo general es de formación colítica de aluvión y producto de desintegración de roca volcánica diseminada en la mayor parte de su territorio y que según algunos autores, tiene poca profundidad.

En las riberas de los ríos Súchil y Graceros, el suelo por lo general es de origen orgánico, muy propio para la agricultura, principal ocupación de sus habitantes.

1.- González Elizondo, Socorro, La Vegetación en Durango, p2t

2.- González Elizondo, Socorro, Op cit p22.

Los cortes transversales hechos en el subsuelo ponen en evidencia la existencia de capas de migajón arcilloso, tierra colorada, arena gruesa, tepetate y roca.

Los mantos freáticos subterráneos se encuentran al nivel de las capas arenosas. Considerando su potencial, el suelo presenta las categorías de capacidad de uso "entre II y IV; la primera se manifiesta en una pequeña extensión en el centro y sur del municipio con una agricultura intensa, misma que está limitada por las condiciones del suelo, y la segunda cubre casi la totalidad de ',a zona de riego y temporal, la cual está restringida a los factores como suelo y clima" (García Castro, Juan Carlos).

HIDROGRAFIA

El municipio de Vicente Guerrero es atravesado por los ríos Súchil y Graceros, que fluyen paralelos y que benefician a la agricultura que es de riego .r sobre todo sirven como abrevadero para e+ ganado existente en este municipio, además de dar belleza por su paisaje que presentan, por su arbolación que se encuentra en sus riberas.

Río Súchil. El nacimiento del río Súchil o "Muleros»(3) está formado por los ríos San Antonio y Chalchihuites; las primeras aguas del río San Antonio brotan en las cercanías de la ciudad de Sombrerete, estado de Zacatecas, aumentando su caudal con los manantiales del Ojo de Agua del Vergel. El río Chalchihuites nace de Ojo del Agua de las Flores municipio de Chalchihuites del mismo estado de Zacatecas aumentando caudal hasta tocar con el arroyo de Alejandr­limite con los estados de Durango y Zacatecas hasta su confluencia con el río San Antonio. r la unión de los ríos mencionados continúa con F nombre de río Súchil, siendo límite entre los des estados hasta la mojonera de Basís(a) .

Al penetrar a Durango pasa por los municipios de Súchil, Vicente Guerrero y Nombre de Dios; en estos tres pasa a orillas de las poblaciones de Súchil, Mortero, San José del Molino, Cd. Vicente Guerrero, El Ancón, La Parrita, Gabriel Hernández, entre otras. En su comienzo es poca el agua que fluye y en época de sequia se corta en algunas partes; en este último tramo tiene como

3.- Rouaix, Pastor, Geografía del Estado de Durango, p252 4.- Rouaix, Pastor, Op cit. p.252

afluentes principales los arroyos de Guadalupe, Los Conejos, La Parada y el arroyo de Quiroga; el primero se le une en la ciudad de Vicente Guerrero. Después de cruzar por el municipio se interna en territorio de Nombre de Dios, en donde se junta con el río Graceros el cual corre paralelo al río Súchil. La unión de estos ríos ocurre cerca del ejido de San Felipe, en la hacienda de San Quintín; poco después se une al cauce seco del río de las Poanas, cerca del Rancho de Zamora, éste viene del oriente y por la barrera que le ponen las rocas del Malpaís, tuerce en su lecho para el sur formando el Tunal, en las Adjuntas. El río Tunal más adelante recibe el nombre de río Mezquita¡, el cual fluye caudaloso hacia el sur para desembocar en el Océano Pacífico, cerca de Tuxpan, Nayarit. Antes de llegar al mar recibe el nombre de río San Pedro. El río Súchil tiene un dique de derivación de la presa La Tamariza, de donde toman agua para riego las haciendas del Mortero, La Luz, la ciudad. de Vicente Guerrero, y otras fincas. La longitud del río Súchil, en su trayecto hasta unirse al río Poanas, es de 96 km.(1) Río Graceros. Como ya se dijo, este río fluye paralelo al río Súchil, atravesando el municipio de Vicente Guerrero. Nace de dos afluentes principales: Río de la Parra, que se origina en el lugar llamado Los Azules o Ciénega del Toray, al pie del cerro Blanco. El otro es el río de San Juan de Michis, que nace a 6 km. De la población que lleva ese nombre. El río Graceros recibe las corrientes de los arroyos Nana Juana, El madrugador, Las manillas, Ábrego, Guajolote y el de la Michilía; más adelante este río se interna en el municipio de Nombre de Dios, en donde se une con el río Súchil, a un kilómetro al Este de la ex hacienda de San Quintín. El Graceros tiene una presa de almacenamiento llamada Santa Elena, la cual riega las tierras de La Soledad, San Isidro de Murillos, San Pedro Alcántara y una parte de San Francisco Javier. En su trayecto pasa por San Juan de Michis, el rancho Dolores, Corralitos, San Miguel de la Michilía, La Soledad, San Isidro de Murillos, San Pedro de Alcántara, San Francisco Javier, Graceros, Revolución Social, Bolsa de Fierro, y Santa Anita; "su recorrido es de 70 km".

1.- Rouaix Pastor, Geogralia del Estado de Durango, p252

CLIMATOLOGIA

El municipio de Vicente Guerrero, climatológica­mente hablando, posee dos aceptaciones climáticas, de acuerdo con Enriqueta García y son: región noreste del municipio, en colindancia con Sierra de órganos, y que según los términos y símbolos usados comúnmente en climatolgía, la fórmula del clima en ese lugar es (BSI kw.), y el resto del municipio está regido por el clima de la siguiente fórmula (BSI kw. (w) desglosado el significado de dichas fórmulas, queda:

Ks = Temperatura media anual menor de 18 °C W = Región de lluvias invernales entre 5 y 10. 2% de la total anual.

(w) = Lluvias invernales menores al 5% de la totalidad anual.

La oscilación térmica en ambas fórmulas climáticas es entre 7 y 14 °C, habiéndose analizando la información de la estación climatológica de Vicente Guerrero, depen-diente de la SARH, en base al sistema utilizado por la Dra. Enriqueta García de Miranda, obteniéndose que la temperatura media anual es de 16.5 °C y no de 20.8 °C, como nos lo dicen otras fuentes de información. La precipitación promedio anual es de 518.5 mm, o como lo reporta INEGI, de 530.8 mm y en la época de lluvias es de 100 a 1200 mm. El periodo de lluvias de verano se inicia en los últimos días del mes de mayo y concluye gene­ralmente en la primera quincena del mes de octubre. Los datos climatológicos han sido registrados en la estación climatológica Vicente Guerrero, cuya clave es 10-094, descrita por INEGI en su carta de temperaturas medias anuales 1:1000.000 con una observación de 12 años.

Los vientos predominantes son los del Sureste con velocidades menores a los 90 km. 1 h, siendo los meses de febrero, marzo y primera quincena de abril, los de mayor intensidad, aparentemente producidos por la diferencia de temperatura entre las llanuras que sufren las intensas radiaciones de los rayos solares y las mesetas de la Sierra Madre Occidental; además, en el verano se reciben los vientos del Océano Atlántico con poca humedad, pues la pierden al chocar con la Sierra Madre Oriental .

Las temperaturas más frías se registran en el mes de enero; y en el año de 1970 se observaron temperaturas bajas de -111C, teniéndose hasta 22 heladas en ese mismo año en este período. Las primeras heladas se registran desde octubre hasta principios del mes de abril. El mes más caluroso en esta región es el de junio, registrándose temperaturas máximas hasta de 410C. En 1997 las lluvias se presentaron desde enero, combinándose con aguaceros hasta los primeros días de mayo, por lo que no hubo sequía; también se presentaron varias heladas y el calor se dejó sentir hasta junio. En Vicente Guerrero las nevadas son muy raras, por no tener un clima muy frío en la época en que ocurren éstas, o porque en el tiempo en que la temperaturas baja a 0°C, no se registran lluvias que pueden ocasio­nar la precipitación de nieve.

FLORA

El terreno es plano con pequeños lomeríos

cantidad; como sabemos, su extensión territorial es la más pequeña entre los municipios del Estado. Se pueden mencionar los árboles cultivados, tales como lo son el nogal, chabacano y la higuera entre otros .

FAUNA

La fauna silvestre o salvaje es variada, pudiéndose mencionar que existen en mayor número los conejos, liebres, palomas, coyotes, zorras, chanates, aves de rapiña, golondrinas en su época de incubación, etc. También se encuentran animales ponzoñosos, como la víbora de cascabel, arañas, tarántulas, vinagrillos y alacranes. Lo anterior se complementa con la fauna doméstica como lo son las aves de corral, ganado vacuno, equino, ovino, etc.



cubiertos por montes de mezquites, huizaches y pequeños breñales formados por arbustos pequeños. Además, están cubiertos por pastos y zacates de los diferentes tipos de los Navajitas y por diferentes plantas anuales; a orilla de los ríos los árboles dominantes son el sauce, álamo y el sabino, y el zacate conocido como "Grama". En tiempos anteriores estuvo cubierta por bosques de mezquites y huizaches, que han sido talados para abrir tierras de labranza, pues esta región es por excelencia agrícola. Existen otras variedades de árboles o arbustos pero no en gran

Esto datos fueron extraidos del Libro "Mografía de Vicente Guerrero"

escrita y con permiso del profesor Gabriel Rodríguez Venegas

Citas favoritas

"Aunque un niño llore, sigue cazando mariposas"

Lo más que puedo hacer por mi amigo es simplemente ser su amigo.
-Henry David Thoreau